Secreto del crochet N°33

La forma tradicional de endurecer las labores de crochet es con ALMIDÓN. Los trabajos como sombreros, capelinas, tapetes y carpetas quedan preciosas.

Procedimiento:
Hervir 1 litro de agua.
Mientras tanto disolver 2 cucharadas al ras de almidón en un vaso de agua fría.
Cuando el agua hierva, añadir el almidón disuelto en agua fría.
Revolver con una cuchara preferiblemente de madera hasta que la mezcla trasparente.
Apagar el fuego y continuar revolviendo para que no se formen grumos.
Dejar enfriar, ahora revolver de vez en cuando, para que no se forme la nata.
Sumergir el tejido a crochet que se desea endurecer, dejándolo empapar y luego exprimir el sobrante de la mezcla.
Estirar con los dedos la labor, formando exactamente el diseño que se haya proyectado.
También se usa para estirar o moldear el tejido una base de goma espuma y alfileres inoxidables, una vez humedecido colocar la labor sobre esta base y sostenerlo con los alfileres dando la forma deseada.
Dejar secar y listo!
*El almidón se consigue, sobre todo en tiendas donde venden condimentos, hierbas y plantas medicinales sueltos. Se pide almidón de maíz.

Otras maneras de endurecer los tejidos son las siguientes:
-Con gelatina sin sabor. Se prepara como indica en el paquete y se introduce el tejido en ella.
-Con cola blanca rebajada con agua.
-Con azúcar: es muy sencillo, la proporción es, dos porciones de azúcar por una de agua, disolver el azúcar en agua tibia hasta que la mezcla esté cristalina transparente y luego sumergir la prenda dándole la forma deseada. Hay que esperar dos o tres días para su secado definitivo.

foto secreto crochet 33